AECOC - Recomendaciones para la desescalada segura en almacenes y centros logísticos - Handling&Storage

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

AECOC - Recomendaciones para la desescalada segura en almacenes y centros logísticos

 
 
Recomendaciones para la desescalada
segura en almacenes y centros logísticos
 
El área logística de AECOC ha publicado su segundo protocolo de ‘Recomendaciones para la prevención de contagios del COVID-19 en almacenes y centros logísticos’, en esta ocasión detallando las medidas preventivas a adoptar en los almacenes y centros logísticos durante el periodo de desescalada para garantizar la seguridad del personal.
Además de recordar las medidas de higiene personal recomendadas por el Ministerio de Sanidad, como el lavado frecuente de manos, el uso de pañuelos desechables a la hora de toser y estornudar, evitar tocarse la nariz, los ojos o la boca y mantener un distanciamiento social de dos metros, el protocolo detallas los sistemas de protección del personal en tres apartados: el distanciamiento entre trabajadores, la desinfección y limpieza de los equipos de trabajo e instalaciones y el uso de EPIs.
Sobre las medidas para garantizar el distanciamiento entre trabajadores, la guía diferencia los protocolos a seguir en los puestos de trabajo estático, los dinámicos y en las vías de circulación y zonas comunes. En los estáticos, el documento recomienda acotar los espacios de trabajo ya sea con pintura, vinilos o mobiliario, respetando siempre los dos metros de distancia en todos los sentidos entre trabajadores y lugares de paso, como pasillos. Como consecuencia, las empresas podrían tener que reubicar los puestos de trabajo, reducir el número de personas presentes en la oficina o reasignar tareas. Si no fuera posible reordenar los espacios de trabajo, el protocolo recomienda implantar barreras físicas que separen los trabajadores, como mamparas transparentes.
En los lugares de trabajo dinámicos, como almacenes, resulta imposible acotar los espacios, por lo que la guía recomienda medidas como asignar zonas de trabajo para los empleados -de manera que se responsabilicen de toda la operativa del espacio-, crear horarios específicos para cada actividad y trabajador, minimizar el número de trabajadores en una misma zona y planificar con antelación los trabajos a realizar para reducir la concurrencia de personas.
Por otra parte, se recomienda crear vías de circulación de único sentido señalizadas en las zonas de trabajo para evitar el cruce entre personas y garantizar la distancia social.
Finalmente, para las zonas comunes -como zonas de fichaje, pasillos, vestuarios y comedores- el protocolo recomienda promover un uso escalonado de las mismas, evitando la aglomeración de personal y garantizando así la distancia de seguridad de dos metros. En los espacios reducidos, como aseos y vestuarios, se recomienda el uso individual, utilizando señaléticas siempre que estén ocupadas.
La guía insta a señalar el sentido de la circulación en los pasillos y recomienda su uso prioritario por delante del ascensor. En cuanto al acceso a los espacios comunes, recomienda dejar las puertas abiertas para evitar el contacto de diferentes personas con elementos como pomos y asideras.
En cuanto a las recomendaciones de desinfección y limpieza, se requiere hacer especial hincapié en los elementos de uso frecuente, como pomos, barandillas o teclados, por ejemplo.
Además de las tareas de limpieza y desinfección, se recomienda mantener los espacios de trabajo ventilados, extremar la limpieza de los filtros de los sistemas de climatización, desinfectar los puestos de trabajo en cada cambio de turno y reforzar la limpieza de aseos y zonas comunes.
Sobre los EPIs, la guía recomienda el uso de mascarillas y guantes en las zonas de trabajo, pero no las considera imprescindibles si se garantiza el mantenimiento de la distancia de seguridad. Aún así, reclama a las empresas asegurar el aprovisionamiento de jabón, soluciones hidroalcohólicas y pañuelos desechables.
 
Actuación ante posibles contagios
 
El documento recuerda que, en el actual periodo de desescalada, el teletrabajo sigue siendo prioritario, siempre que sea posible. Del mismo modo, en caso de identificar casos confirmados, probables o posibles, se recomienda la no incorporación al puesto de trabajo de los empleados afectados.
Si a pesar de las medidas adoptadas se detectan posibles casos, ya sea a través de mediciones de temperatura o del uso de test de diagnóstico, la guía recomienda poner el caso en conocimiento del responsable directo y del responsable de prevención para proceder al aislamiento domiciliario del trabajador. Para hacerlo, la empresa debe contactar con los servicios de salud o las autoridades sanitarias de cada comunidad.
El aislamiento se mantendrá durante tres días en caso de detectar fiebre y, si se produce un cuadro clínico, se alargará hasta un mínimo de siete días desde el inicio de los síntomas.
En los casos probables y confirmados que hayan requerido ingreso hospitalario, el aislamiento durará un mínimo de 14 días desde el alta hospitalaria, siempre que hayan pasado tres días desde la resolución de la fiebre.
 
Formación ante el COVID-19
 
La adecuación de la operativa de almacenes y centros logísticos a las medidas de prevención de contagios destaca como uno de los principales retos a los que las empresas se han tenido que enfrentar durante los momentos más difíciles de la crisis sanitaria. La incertidumbre inicial sobre qué medidas se debían adoptar y la escasez de EPIs en las primeras semanas, provocaron cierta heterogeneidad en el desarrollo de los protocolos de seguridad, que repercutieron en la operativa y, en ocasiones, lastraron la productividad de algunos almacenes y centros logísticos.
Con el fin de aportar claridad y dotar al sector de instrucciones precisas para la implantación de medidas de prevención de contagios, el área de Logística y Transporte de AECOC puso en marcha un webinar gratuito ‘Logística y Transporte ante el COVID-19’, que tras diez ediciones semanales ha permitido a cerca de 1.500 profesionales de empresas cargadoras, transportistas y operadores logísticos actualizar sus protocolos con las recomendaciones de seguridad que se iban promulgando por parte de la administración y las directrices a tener a tener en cuenta para colectivos específicos como operarios de almacén, conductores o repartidores a domicilio.    


 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal