FRONIUS - La tecnología de carga de baterías Fronius permite reducir los costes de funcionamiento de Vestel - Handling&Storage

Vaya al Contenido

FRONIUS - La tecnología de carga de baterías Fronius permite reducir los costes de funcionamiento de Vestel

La tecnología de carga de baterías Fronius permite reducir los costes de funcionamiento de Vestel
 
Cargar vehículos industriales con la máximasostenibilidad y eficiencia energética
 
En su fábrica cerca de Breslau, el fabricante de productos electrónicos Vestel Poland Sp. z o.o ha modernizado la tecnología de carga de su flota de vehículos industriales. Un total de 32 vehículos se encargan de garantizar que el transporte de materiales sea perfecto. Para poder cargar las baterías de tracción con la máxima eficiencia, Vestel apuesta por los cargadores Selectiva del especialista austriaco Fronius. Estos equipos incorporan el inteligente proceso de carga Ri que carga cada una de las baterías conforme a sus necesidades individuales, lo que ayuda a conservar mejor la batería, alargar su vida útil y, además, permite a Vestel reducir considerablemente los costes de funcionamiento.
La eficiencia energética es un tema que está en boca de todos. La actual política energética y los tratados climáticos mundiales se centran cada vez más en el manejo respetuoso de los recursos y en la concienciación para reducir el consumo de energía, hecho que también es aplicable a la intralogística. Muchas empresas ya apuestan por vehículos industriales eléctricos para transportar sus mercancías con la máxima fiabilidad y eficiencia energética hasta su lugar de destino. En comparación con las carretillas elevadoras de combustión, las carretillas eléctricas son considerablemente más silenciosas, ecológicas, y pueden ayudar a reducir de forma permanente los costes de funcionamiento. Para garantizar el funcionamiento económico de estos vehículos industriales eléctricos, resulta fundamental elegir la tecnología de carga correcta. Ejemplo de ello es el fabricante de productos electrónicos Vestel que en el 2013 comenzó a buscar una solución más eficiente y económica para su flota de vehículos industriales.
Esta empresa, fundada en 1984 en la ciudad turca de Manisa, es desde 1994 parte de Zorlu Group, uno de los OEM (Original Equipment Manufacturer) y ODM (Original Design Manufacturer) más importantes a nivel mundial para electrodomésticos y equipos eléctricos. El Grupo Vestel está formado por 24 empresas especializadas en sectores como la producción, el desarrollo de software y tecnología, así como el marketing y ventas de diferentes productos. Vestel exporta televisores, lavadoras, frigoríficos o iluminación por LED de diferentes marcas japonesas y europeas a un total de 149 países. La empresa ha ido aumentando continuamente su capacidad, su actividad de exportación y su cuota de mercado, disponiendo actualmente de numerosas sedes tanto en Turquía como en el resto del mundo. Uno de estos emplazamientos se encuentra en Polonia, muy cerca de Breslau, donde una plantilla formada por 330 empleados se encarga de la producción de televisores LCD.
 
Detectar y aprovechar de forma efectiva los potenciales de ahorro
 
La planta polaca también incluye un almacén con una superficie de 21.000 metros cuadrados. Vestel dispone de 32 vehículos industriales eléctricos para transportar todas las mercancías hasta su lugar de destino: diez carretillas elevadoras con mástil retráctil, 16 carretillas elevadoras de horquilla y seis transpaletas. La carga de las diferentes baterías de tracción y el correspondiente consumo de energía implican unos costes considerables. Por lo tanto, con el objetivo de reducir los costes de funcionamiento en la fábrica, Vestel ha analizado detalladamente la tecnología de carga de su flota y ha detectado un enorme potencial de ahorro en cuanto al consumo de energía y a la eficiencia del proceso. "Antes, la carga de las baterías aumentaba significativamente los costes energéticos", recuerda Rafal Barcikowski, el responsable de almacén de Vestel. "Además, el proceso de carga no siempre resultaba satisfactorio porque el nivel de carga de las diferentes baterías era a menudo demasiado alto o demasiado bajo". Con los procesos de carga convencionales, gran parte de la energía se transforma en calor que se pierde sin poder ser aprovechado. En consecuencia, disminuye el rendimiento y se consume demasiada energía. Además, a consecuencia de las sobrecargas, las baterías de plomo-ácido, que son muy caras, disminuyen de forma drástica su vida útil.
En la búsqueda de una posibilidad para optimizar el proceso de carga, los responsables de Vestel dieron rápidamente con Fronius: "Es una marca muy conocida en los medios especializados", remarca Barcikowski. "Acordamos una cita con uno de los expertos de Fronius, quien nos presentó toda la oferta analizando en detalle nuestros potenciales de ahorro in situ". Fronius, referente tecnológico con sede en la localidad austriaca de Pettenbach, ha desarrollado una solución que asegura un proceso de carga suave, ofrece un ahorro significativo y alarga considerablemente la vida útil de las baterías de tracción. Se trata de los cargadores de la nueva generación Selectiva. "Esta nueva tecnología, así como las experiencias y el know how de Fronius nos han convencido desde el primer momento", afirma Barcikowski.
 
Tecnología innovadora de carga de baterías para aumentar el rendimiento y reducir los costes
 
La característica más destacada de esta nueva generación de equipos Fronius es el innovador proceso de carga Ri que permite a los usuarios cargar las baterías con diferentes tensiones y capacidades, pero siempre con una curva característica personalizada. Los equipos miden automáticamente la resistencia interna (Ri) de la batería conectada que, entre otros aspectos, varía en función de su antigüedad, temperatura y estado, para adaptar después la curva de carga correspondientemente. "De este modo, no se produce prácticamente ninguna sobrecarga y conseguimos cargar las baterías de forma más suave y económica", explica Mateusz Kaleja, asesor técnico de Fronius. Con un rendimiento total del 84 por ciento, estos equipos son mucho más eficientes que las soluciones convencionales, además de alargar considerablemente la vida útil de las costosas baterías de tracción. "Nuestra tecnología de carga reduce significativamente los costes de funcionamiento totales, es decir, el Total Cost of Ownership", concluye Kaleja.
Vestel utiliza en su planta polaca 25 cargadores Selectiva con rangos de potencia de entre 3 kW y 8 kW.
El sencillo manejo de los equipos ha convencido desde el primer momento a los responsables: "Todos los equipos nuevos disponen de un sistema inteligente de arranque y parada automático. Nuestros empleados solo tienen que enchufar y desenchufar las baterías, ya que el equipo se encarga automáticamente de ajustar a la perfección la curva característica", continúa Barcikowski. Otra de las ventajas es que, gracias a la banda de LED del cargador, el usuario detecta inmediatamente cuál de las baterías conectadas está completamente cargada y se ha enfriado, permitiendo una carga uniforme de las carretillas elevadoras y de las baterías. "De este modo podemos alargar la vida útil de las baterías de forma sostenible", se alegra Barcikowski. "Además, los cargadores funcionan con absoluta fiabilidad y sin ningún problema. Para nosotros, los fallos del sistema y los daños provocados por una carga incorrecta son cosa del pasado".
Vestel ha conseguido reducir considerablemente los costes de funcionamiento de sus vehículos industriales eléctricos gracias a la renovación de su tecnología de carga. Este cambio supone un paso más para conseguir máxima eficiencia energética y sostenibilidad. Pero en Vestel también se muestran satisfechos por la colaboración con el fabricante austriaco: "Fronius nos ha convencido desde el primer momento por sus soluciones pero, sobre todo, por su know how técnico", resume Rafal Barcikowski. "Si tuviéramos que volver a adquirir una tecnología de carga de baterías, seguramente volveríamos a elegir a Fronius".
 
 
Regreso al contenido