BEUMER - En el lugar correcto en el momento oportuno - Handling&Storage

Vaya al Contenido

BEUMER - En el lugar correcto en el momento oportuno

En el lugar correcto en el momento oportuno

El sistema de control de almacén (WCS) simplifica e integra el flujo de material
en el nuevo centro logístico europeo de Inter Cars.

En el nuevo centro logístico europeo del distribuidor de recambios para automóviles Inter Cars S.A., cerca de Varsovia, BEUMER Group, como integrador de sistemas, ha instalado su sistema de control de almacén (WCS) flexible y modular. Este sistema controla el flujo de material completo desde la entrada hasta la salida de mercancías en tiempo real: la preparación de pedido, el empaquetado y el envío se coordinan perfectamente, con un rendimiento optimizado y reducción de costes. Dentro del centro de distribución, los productos llegan al lugar correcto en el momento oportuno.
Inter Cars es un distribuidor de piezas de recambio para turismos, furgonetas y camiones en la Europa central y del Este. La empresa dispone de varios cientos de filiales y sucursales, junto a su sede principal en Polonia, incluso en el Báltico y en los Balcanes. A ello se añade una red nacional de aproximadamente 1.000 talleres. Hasta finales de 2016, el centro logístico estaba ubicado en la ciudad polaca de Czosnów. Desde allí se enviaba la mercancía a pequeños centros de distribución por toda Europa, que a su vez abastecían a talleres y clientes. Pero, con el tiempo, la cantidad de piezas de recambio para almacenar y enviar superó las capacidades de este centro logístico. Los responsables decidieron abrir un nuevo centro logístico europeo a unos 30 km de Varsovia. Se encargó al proveedor de servicios de logística interna ILS como contratista general, "y así fue como entramos en juego como ofertantes de soluciones intralogísticas", comenta Sandra Lückmann. Sandra es directora de Desarrollo de Negocios de BEUMER Group en Beckum, Alemania, y ha sido responsable de gestionar con éxito este encargo. "Como integradores de sistemas, no solo planificamos e instalamos el sistema completo de transporte, clasificación y preparación de pedidos, sino también nuestro flexible sistema WCS". El WCS controla y gestiona los flujos de material desde la entrada de mercancías, pasando por el aseguramiento de calidad y la preparación y empaquetado de pedidos hasta la salida de mercancías.

Un WCS capaz de adaptarse

En mayo de 2017 entró en operación el nuevo centro logístico europeo. El WCS de BEUMER actúa allí como vínculo entre el WMS (sistema de gestión de almacén) del cliente y todo el equipo de flujo de materiales. "Al desarrollar este software no nos centramos en la adaptación de los procesos del cliente a nuestro WCS, sino al contrario: configuramos nuestro sistema adaptado a las necesidades del cliente", explica Lückmann. La clave está en su estructura modular. El WCS controla el clasificador de empaquetado y de salida de mercancías, así como el sistema pick by light en el departamento de entrada de mercancías, coordina la impresión y aplicación automática de las etiquetas necesarias para el envío de las mercancías y se encarga de la planificación de rutas de los artículos individuales en las líneas de transporte. "Esta planificación de rutas optimiza el rendimiento del sistema y controla la distribución de los distintos tipos de piezas de recambio, según la necesidad", dice Lückmann. "El WCS garantiza la ruta óptima de la mercancía".
En el nuevo centro logístico europeo se almacenan hoy hasta siete millones de piezas como bujías de encendido, discos de freno, correas trapezoidales, baterías, así como productos de mayor volumen como tubos de escape o capós. El complejo consta de cuatro naves, de las que la mayor alcanza casi los 40.000 metros cuadrados y una altura de diez metros. Está equipada con estanterías para productos en cuatro niveles. Las demás naves tienen una superficie de unos 5.000 metros cuadrados cada una. En ellas se almacenan, por ejemplo, neumáticos o productos peligrosos como aceites y pinturas, que deben mantenerse separados por riesgo de incendio.
El WMS del cliente muestra al empleado, a través de su lector de mano, qué mercancías debe preparar para el lote de pedido correspondiente. Los artículos se clasifican según tamaño y peso en distintos bloques, de forma similar a las tallas de confección S, M, XL y XXL. Las bandejas con piezas S y M llegan al sistema de transporte de bandejas que las conduce directamente al clasificador de empaquetado, un clasificador con bandas transversales, el BEUMER BS 7 Belt Tray Sorter. "Esta instalación logra un rendimiento de unas 14.000 piezas por hora", comenta Lückmann. "Pero si clasificamos antes las piezas, puede llegar a las 27.500, casi el doble". Para ello, el WCS distribuye las bandejas que llegan según su contenido por una de las tres zonas de inducción, en las que el personal extrae las piezas de las bandejas, las identifica con una cámara matriz y las coloca en el clasificador.

El WCS distingue entre "ligero" y "pesado"

Para que la mercancía sea tratada con cuidado y no se dañe ningún paquete, los ingenieros de BEUMER Group han dividido las destinaciones del clasificador de empaquetado en dos partes. Si la pieza pesa 1,4 kilos o menos, el WCS la clasifica como "ligera" y hasta los seis kilos como "pesada". Según esta clasificación, el software asigna la mercancía al lado izquierdo o derecho de la destinación durante la compilación del pedido, de forma que el personal pueda colocar primero las piezas pesadas en los recipientes o cajas, y luego las ligeras encima.
Las piezas XL del almacén principal son tan grandes, que solo cabe una en un recipiente o caja. Por ello, el WCS no las lleva al clasificador de empaquetado, sino que las transporta directamente al área de consolidación. Junto con los artículos de las demás naves, como neumáticos y productos peligrosos y los artículos del clasificador de empaquetado, los pedidos se combinan al final en unidades de envío. En el departamento de aseguramiento de calidad se pesan y comparan con el peso previsto, se cierran, se etiquetan y se flejan. El WCS los traslada entonces al clasificador de salida de mercancías conectado, que distribuye los pedidos consolidados según las rutas de entrega con un rendimiento de hasta 2.500 bandejas por hora.
Cuando hay devolución de piezas de recambio, el personal las comprueba. Si las piezas de recambio están en perfecto estado, el empleado las introduce de nuevo en el sistema y las devuelve al almacén.

Todos los procesos claramente representados

Junto a los módulos que controlan el flujo de material se usa también el sistema BG Fusion. Con este sistema de monitorización, el usuario dispone de una interfaz de usuario apta para web para la configuración, supervisión y presentación de informes. Muestra los datos de la instalación como, por ejemplo, las alarmas de forma uniforme y centralizada y visualiza los mensajes de estado y los avisos de avería, así como todos los datos relevantes. "Todo el estado de la instalación se puede controlar a través de la interfaz con el equipo de control de la máquina", dice Lückmann. "El BG Fusion combina los datos de la máquina y de los pedidos para que el empleado responsable pueda seguir el estado actual del pedido en tiempo real".

Tarea cumplida, proyecto finalizado con éxito

"El WCS asume una función vital en este proyecto. Esta solución se encarga, a fin de cuentas, de que todas las piezas de recambio dentro del centro logístico europeo lleguen al lugar correcto en el momento adecuado", resume Lückmann. BEUMER Group cumple así todos los objetivos del cliente. Además, para poder centrarse del todo en su negocio principal, ILS ha dejado el mantenimiento y la reparación de la instalación también en manos de BEUMER Group. El personal especializado de BEUMER Group está siempre presente en la planta. Como parte del servicio interno (Residential Service), asumen la responsabilidad de la disponibilidad de las instalaciones y sistemas. El personal de BEUMER Group se encarga del mantenimiento preventivo, entre otras cosas. El equipo ejecuta trabajos de inspección y de mantenimiento a intervalos planificados. También comprueba los dispositivos de seguridad y los componentes electrotécnicos y de control, así como la tecnología de automatización. En caso necesario, realizan reparaciones por averías de componentes imprevistas.


Regreso al contenido