BEUMER - Carga de sacos completamente automática en camiones - Handling&Storage

Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

BEUMER - Carga de sacos completamente automática en camiones

 
 
Carga de sacos completamente
automática en camiones
 
El BEUMER autopac de las series 2400 y 3000 es una instalación que permite a los usuarios cargar automáticamente productos a granel ensacados como el cemento en camiones y al mismo tiempo paletizarlos rápidamente y con la configuración de las capas deseada. El BEUMER autopac consume poca energía y es fiable incluso en un ambiente polvoriento y es fácil manejarlo y mantenerlo. La máquina es adecuada para sacos de válvula de papel, HDPE, PP u otros materiales.
El camión se detiene lentamente con su superficie de carga todavía vacía debajo del BEUMER autopac. Para cargar y paletizar los sacos de cemento, el empleado entra el número de sacos, la configuración de las capas y el número deseado de filas y capas en el panel de mando, el BEUMER Group Human Machine Interface (HMI). Hay ayudas de posicionamiento de láser a la izquierda y a la derecha del BEUMER autopac, que proyectan con un rayo rojo los contornos exteriores de la máquina de manera claramente visible sobre la superficie de carga, lo que ayuda al operador a posicionar la cabeza apiladora en el camión.
Desde la posición de arranque, el BEUMER autopac empieza a cargar automáticamente los sacos uno tras otro directamente de la máquina de llenado a través de las bandas transportadoras al camión. "Con nuestro BEUMER autopac, tenemos una máquina en nuestra gama de productos que carga los camiones de manera completamente automática", explica Markus Peitzmeier, Senior Sales Manager de BEUMER Group. "Y lo hace de forma excepcionalmente fiable. El uso de un sistema electrónico de conteo de sacos asegura que el camión no esté ni subcargado ni sobrecargado. No se necesitan correcciones manuales. "El control de programa calcula la altura ajustada para cada capa individual", dice Markus Peitzmeier. Para alcanzar la mayor estabilidad posible de la carga completa sobre el camión y aprovechar de forma óptima la superficie de carga, se paletizan dos capas de manera invertida, una al lado de la otra. Dos bandas transportadoras dispuestas una encima de la otra aplana los sacos antes del proceso de carga y así eliminan el aire de estos. Después de ser depositados, son apretados también por la manga de carga, lo que hace que las pilas sean más compactas y estables. Al mismo tiempo, se está preparando la siguiente capa. Las líneas alimentadoras de sacos pueden adaptarse a las condiciones de instalación del cliente. Hay disponibles distintas soluciones técnicas para líneas de transporte variables.
"El BEUMER autopac es muy adecuado para el uso en los países emergentes, donde el trasbordo de productos a granel ensacados está aumentando. En estos países, los costes laborales también se están incrementando y se hace cada vez más difícil encontrar personal adecuado para este trabajo", describe Markus Peitzmeier. La carga manual de camiones es agotadora, y normalmente se requieren dos personas que se alternan con sus compañeros para cada proceso de carga debido al duro trabajo físico. Además, el alto nivel de formación de polvo tiene un efecto negativo en la salud de los empleados. Durante la carga manual, el rendimiento de carga y la calidad de las pilas de sacos a menudo varían. "Estos problemas se eliminan con nuestro BEUMER autopac", dice Markus Peitzmeier. "Un empleado puede operar más de una máquina". Esto permite a los operadores optimizar los procesos de trabajo, lograr altas capacidades de carga y trabajar de manera sumamente eficiente desde el ensacado hasta la carga.
El usuario puede seleccionar de forma flexible el tipo de formación de capas según las medidas de los sacos y la relación entre su longitud y anchura. Es posible tener los sacos en trabados de diez, doce o veinte sacos por capa. La altura de depósito muy baja de la manga de carga también contribuye al tratamiento cuidadoso de los sacos, ya que se apoyan durante el proceso de carga y no se levantan o posiblemente deforman, como ocurre con los módulos de aspiración al vacío.
Para operar el BEUMER autopac, el especialista de sistemas usa el HMI de BEUMER Group desarrollado para este fin, una pantalla táctil con una interfaz de usuario optimizada y navegación gráfica. Con esta consola de operador, el empleado disfruta de un concepto interactivo e intuitivo, de fácil comprensión, que le permite organizar su trabajo de manera eficaz.
 
Sostenible en todos los ámbitos
 
BEUMER Group se ha comprometido a evaluar sus productos de forma integral a nivel de economía, ecología y responsabilidad social. "Seguimos el principio del valor total de la propiedad (Total Value of Ownership - TVO). Esto significa que consideramos la instalación en su conjunto, no sólo desde el punto de vista de los costes", dice Markus Peitzmeier. Esto implica, por ejemplo, reducir continuamente el consumo de energía y recursos en el ciclo de producción y durante la operación de las instalaciones, así como limitar al mínimo las emisiones. Al cargar 3.000 sacos de 50 kg por hora, el consumo de energía es inferior a 0,1 kilovatios por tonelada.
El BEUMER autopac no sólo ahorra energía, sino que también es muy robusto, como lo demuestran las numerosas instalaciones que se han usado diariamente durante décadas. "Diseñamos la máquina para altas prestaciones de manera que pueda aguantar condiciones ambientales duras como el calor, la alta humedad del aire, la formación de polvo y la operación en tres turnos en las salas de embalaje", explica Markus Peitzmeier. El operador también se beneficia del espacio reducido que requiere en comparación con otras instalaciones de carga. Gracias a su diseño compacto, la instalación BEUMER puede mantenerse de manera rápida y fácil, es fiable y de funcionamiento seguro. "A ello contribuye el hecho de que sólo hemos integrado componentes electromecánicos", describe Peitzmeier. "Esto elimina la necesidad de componentes hidráulicos o neumáticos que se desgastan rápidamente o requieren aire comprimido caro". En cuanto a los sensores, el especialista de sistemas utiliza interruptores de aproximación sin contacto que transmiten señales de manera fiable sin contacto mecánico. El uso de fotocélulas de alta calidad asegura la transmisión de las señales incluso en condiciones ambientales difíciles. Además, los sensores utilizados aumentan la capacidad de máquina y la calidad del producto y garantizan que se pueda manipular de forma segura una gran variedad de materiales y sacos con el BEUMER autopac. "También es posible el mantenimiento a distancia las 24 horas del día, todos los días de la semana, durante el cual podemos conectarnos a la instalación desde BEUMER", dice Peitzmeier. "Esto aumenta la disponibilidad de la instalación, ya que podemos reaccionar con mayor rapidez sin tener que recorrer largas distancias". Gracias a los módulos premontados, el BEUMER autopac se instala y se pone en marcha rápidamente en la planta del cliente.
“El proceso de carga completamente automático permite a los usuarios lograr un rendimiento de carga y una calidad de la pila constantemente elevados", promete Markus Peitzmeier. "Nuestro BEUMER autopac ha demostrado su eficacia desde hace décadas en la industria del cemento en todo el mundo".
 

 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal