BAOLI - Las baterías de litio en carretillas, una verdadera revolución en la logística que llega a Baoli - Handling&Storage

Vaya al Contenido

BAOLI - Las baterías de litio en carretillas, una verdadera revolución en la logística que llega a Baoli

Las baterías de litio en carretillas, una verdadera revolución en la logística que llega a Baoli

Estos dispositivos de almacenamiento de energía suponen un antes y un después para las carretillas y el sector intralogístico. No emiten emisiones, su carga es muy rápida y aumentan la productividad y eficiencia, ventajas que Baoli ya ha empezado a aplicar a sus transpaletas eléctricas EP12 WS y EP15 WS.
Las empresas nunca paran y, por dicho motivo, la alta disponibilidad es un valor al alza. Precisamente en este contexto, el sector transportes ya empezó a implementar hace algún tiempo baterías de litio en los camiones, un avance que además ayuda al medio ambiente dado la baja contaminación de estos dispositivos.
En la intralogística también se han dado grandes pasos en este sentido, y un gran número de carretillas del mercado implementan baterías de litio como alternativa a las convencionales, un reto al que ahora Baoli, fabricante de carretillas elevadoras y equipos de manutención que opera en más de 80 países de todo el mundo, se ha sumado con las nuevas transpaletas eléctricas EP12WS y EP15WS.
Una de las mayores ventajas que presentan las baterías de litio son las cargas parciales. Gracias al litio ya no es necesario tener una máquina en su puesto de carga durante horas, ya que este tipo de baterías no tiene efecto memoria y las cargas rápidas, que pueden realizarse en cualquier pausa en el trabajo, no provocan la degradación que sufren las baterías convencionales de plomo-ácido. Además, el hecho de no tener memoria facilita el poder cargar la batería incluso cuando la máquina en cuestión no está descargada.
Estas nuevas baterías, que no requieren mantenimiento, convierten a la nueva EP12WS en una transpaleta eléctrica de 1,2 toneladas con una eficiencia increíble y costes reducidos, una gran opción para los más exigentes con presupuesto ajustado. De estructura liviana y robusta, la EP12WS garantiza seguridad y facilidad de manejo, especialmente en los espacios más pequeños, donde su tamaño reducido aporta una capacidad de maniobra tan buena como la de cualquier transpaleta manual. Su batería de litio de 24V-20Ah permite trabajar durante 3 horas de trabajo y requiere menos de 2,5 horas para una carga completa.
Para trabajos más exigentes o de mayor volumen, Baoli también ha dotado de batería de litio (24V 55Ah) a la EP15WS, una transpaleta eléctrica de 1,5 toneladas, extremadamente compacta y liviana que proporciona un grado de conducción típico de las máquinas de categoría superior. Con la EP15WS, Baoli va un paso más allá equipando la máquina con cargador de batería integrado a bordo, característica que permite cargar la transpaleta en cualquier lugar cercano a un enchufe, sin necesidad de volver a la base de carga.
La apuesta por las baterías de litio en Baoli es un gran avance que el fabricante acoge con optimismo. Francesco Pampuri, director de marketing de Baoli EMEA, destaca que “las baterías de litio tienen muchas ventajas sobre las baterías de plomo-ácido tradicionales, ya que eliminan totalmente la necesidad de una sala de recarga, así como de las estaciones de carga fijas y las revisiones de mantenimiento”.
Pampuri también enfatiza la importancia del litio para el medio ambiente porque “a diferencia de las baterías de plomo-ácido, que durante la fase de carga liberan gases potencialmente inflamables, las baterías de litio están completamente selladas y, por lo tanto, tienen cero emisiones”.
Entre todas las ventajas del litio, la alta productividad y eficiencia son los dos factores determinantes que han llevado a Baoli a equipar las transpaletas eléctricas EP12WS y EPW15S con baterías de litio, ya que estas dos máquinas “representan la respuesta de Baoli a las necesidades típicas de los pequeños puntos de venta minoristas de vehículos interiores para cargas medias”, concluye Pampuri.


Regreso al contenido